Kuver Producciones trajo a Pau Donés en 2018 al Teatro Auditorio de Roquetas de Mar. Curro Verdegay nos cuenta su experiencia, pero no como gerente de la productora, sino como espectador.

“Recuerdo que cuando mi jefe de contratación, Pepo Verdejo, me dijo que había conseguido tu actuación, sabía que habíamos logrado algo grande. Acto seguido se lo ofrecimos a Juanjo, director del Auditorio de Roquetas de Mar, quien sin pensarlo me dijo que lo quería. Ya estaba todo organizado. El regreso de Jarabe de Palo con Pau Donés lo iba a protagonizar Kuver Producciones en Roquetas.

Este que os escribe llegó al auditorio por la tarde, con sus habituales pantalones vaqueros y cara de ser de todo menos promotor y productor. Pregunté por Pau, y ‘Chiqui’, jefe técnico del auditorio de Roquetas, me dijo que estaba en el escenario. Acababa de finalizar la prueba de sonido. Me crucé con Guillermo Chavarría, mi regidor, quien me dijo: “Curro, su representante dice que nada de fotos, mejor no intentarlo”. Yo, que soy muy cabezón, y aunque no suelo hacerme fotos con nadie, en esta ocasión algo me empujaba a conocerlo. De repente lo vi frente al impactante auditorio de Roquetas completamente vacío ante más de 1.200 butacas y las cámaras de Canal Sur Televisión. Prohibido fotos, nada de vídeos. “No os preocupéis dijo él”. Finalizó la entrevista y se fotografió con el cámara de Canal Sur, el redactor y conmigo (hasta en tres ocasiones porque las dos primeras habían salido borrosas). Uno, completamente solo en ese momento, y lo digo con máxima humildad, que estoy acostumbrado a organizar conciertos de todo tipo, me marchaba a mi casa cuando me dije a mí mismo: “Curro, quédate”. Y entonces todo se convirtió en una sensación mágica complicada de tragar y asimilar. Me fui junto a la cabina técnica, yo solo, allí donde casi nadie nunca quiere ponerse porque de vez en cuando es molestado por las opiniones de los técnicos, que se ‘pelean’ por el más difícil todavía.

Y allí estaba yo”.

El concierto

“Empezó el concierto y en la tercera canción ya estaba casi llorando. Ya intuía que el tuyo no iba a ser un concierto más. Casi sin darme cuenta comprobé que tu voz no llegaba al final de las canciones, que tus ganas eran más grandes que tus fuerzas, que conseguías terminar los estribillos gracias al ánimo del público. Te llevábamos entre todos en volandas mientras cantabas mucho más qué canciones y nos regalabas mucho más que momentos inolvidables. Fue entonces cuando dijiste que te irías y te tomarías un año sabático con la persona que más querías en la vida, que te habías dado cuenta de lo que la vida importaba, mientras nos tenías a medio auditorio llorando sin querer demostrártelo por si provocábamos un mínimo átomo de tristeza en ti. ¿Quién cojones éramos llorando nosotros frente a un guerrero como tú?.

Hace unos días pude ver en primera persona tu nuevo tema musical, ese que me dejó el cuerpo cortado, ese que me hizo jurarme a mí mismo que jamás me quejaría por nada ni nadie. Y hoy, solo unas semanas después, la vida, esa a la que le juré todo, me ha dado el mayor de los guantazos a mano abierta; otro más. DEP Pau“.

Etiquetas: